miércoles 1 de febrero de 2012

Poda y cuidado de la red

El verano es una estación donde suelen producirse fuertes tormentas que provocan la caída de árboles y ramas sobre el tendido eléctrico de media y baja tensión. Esto produce cortes de luz que a veces lleva horas reparar. Algo así fue lo que ocurrió el pasado 21 de diciembre, cuando gran parte de los habitantes de Escobar quedaron a oscuras luego de una tormenta.

Quienes viven en Loma Verde fueron, en comparación, mucho más afortunados que los vecinos del resto del distrito, ya que en cuatro horas volvieron a tener energía eléctrica, mientras que Edenor llegó a tardar varios días en normalizar el servicio de sus usuarios.

Estos inconvenientes no solo perjudican a los dueños de los árboles caídos sino a gran cantidad de vecinos que deben pagar las consecuencias de actos irresponsables como no podarlos de forma correcta.

Los árboles que se encuentran dentro de las propiedades no deben exceder los límites del terreno y deben estar alejados a una distancia prudencial del tendido eléctrico. A la hora de plantar es necesario tener en cuenta el tamaño de la especie elegida para ubicarla de manera tal que no invada el espacio de la vía pública, donde está permitida la ubicación de líneas eléctricas por contrato de concesión municipal.

Ya sea en la ciudad o en las zonas rurales, cada uno es responsable de los daños o accidentes que puedan ocasionar los árboles ubicados dentro de una casa debido a su cercanía con el tendido eléctrico. En el caso de ramas que corten cables o deterioren las líneas eléctricas luego de una tormenta, ya sea por su crecimiento desmedido o por la acción del viento, es el propietario quien tiene que hacerse cargo de los costos de reparación.

Sin embargo, no es aconsejable que un inexperto en la materia pode en las cercanías de las líneas eléctricas. “Un árbol es un elemento conductor de electricidad si está húmedo por la lluvia. Se corre un grave riesgo de electrocución, ya sea para la persona que está haciendo el trabajo como para terceros”, advierte el presidente de la Cooperativa Eléctrica de Loma Verde, Raúl Lo Nigro. Por lo tanto, recomienda que lo más seguro para podar árboles próximos al tendido eléctrico es contratar a un especialista en poda y seguridad para evitar peligros mayores.

Por otra parte, la Cooperativa trabaja en forma permanente detectando y podando ramas y árboles que se encuentran en el espacio público y que pudieran poner el riesgo la seguridad del tendido eléctrico.

Según Lo Nigro, la responsabilidad es de todos. Ya que no se puede hacer nada cuando la naturaleza decide actuar.

Lo mejor es estar preparados para intentar que las consecuencias sean lo menos dañinas posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *