martes 1 de diciembre de 2009

“Empecé a querer a la Cooperativa desde el día que la conocí”

Desde la convicción de que la gente debe participar en las instituciones de su comunidad para contribuir al bien común, a mediados de 2006 Raúl Lo Nigro aceptó el desafío de asumir la presidencia de la Cooperativa de Loma Verde. En realidad, tiene muy claro que los cargos son circunstanciales y que lo importante es la finalidad que involucra por igual a todos los integrantes del Consejo de Administración: “Somos un grupo organizado de vecinos que trabajan a la par por mejorar la calidad de vida en el lugar que habitan”, afirma.

A lo largo de sus próximas ediciones, ESCOBAR NORTE dedicará un espacio permanente a la sección de entrevistas, que en esta primera entrega permitirá conocer algo más sobre este vecino que decidió venir a vivir a Loma Verde y contribuir a su desarrollo, así como también informarse de la actualidad y las últimas novedades de la entidad que nuclea a todo el barrio.

¿Cuándo llegó a Loma Verde?

Resido acá desde 1996, pero ya hace treinta años venía todos los días, por mi trabajo particular.

¿Cuáles son sus recuerdos de esa época?

En Loma Verde eran muy pocos vecinos, era zona de quintas y de casas de fin de semana, bien rural.

¿Cómo se produjo su incorporación a la Cooperativa?

Cuando comencé con la venta de los diarios, la Cooperativa estaba en frente y me fui interiorizando. Me asocié apenas llegué y empecé a quererla desde el día que la conocí, mucho antes de que yo formase parte de ella. En esos momentos, si, por ejemplo, necesitabas una escalera, ibas y se la pedías a la Cooperativa. Lo que sea que necesitaras, si la Cooperativa te lo podía brindar, te lo daba. Estaba totalmente dedicada al servicio los vecinos. Fue una etapa de mucho sacrificio, todo era a pulmón.

A modo de balance, ¿cómo fue este año para la Cooperativa?

En el verano empezamos mal, un empleado nuestro de mantenimiento tuvo un accidente eléctrico bastante grave, pero por suerte ya se está reponiendo muy bien. También estuvo el tema del aumento tarifario, que si bien fue en noviembre del año pasado y retroactivito a octubre, empezó a repercutir en el invierno. Después el Estado decidió subsidiar el 100% en la generación, por lo cual hubo que devolverles a  los vecinos lo que pagaron de más. Creo que tenemos un problema energético serio, que no se ve pero está. En verano en Capital hay muchos cortes; acá, por suerte, todavía no nos tocó, pero no estamos exentos. La electricidad en el país es un tema muy pero muy complejo. Por el otro lado, un aspecto muy importante ha sido la red de gas. Un proyecto que se empezó el año pasado, que lo financia la Cooperativa, lo ejecuta la empresa Ingalfa y, terminada la obra, se cede a Gas Natural Ban, que tiene la concesión en esta zona.

¿Qué impulsó a la Cooperativa a financiar esta inversión?

Ante el desinterés de Gas Natural Ban en el proyecto y la real necesidad de los vecinos, decidimos que era un plan importante, en el cual había que invertir.

¿Cómo es el mecanismo para que los vecinos puedan conectarse?

Pagan cuotas mensuales y a los cinco o seis meses de haber firmado el contrato ya tienen gas en la red.

¿Se pudo avanzar en esta obra de acuerdo a los plazos previstos?

La verdad es que vamos un poquito atrasados, pero pisando firme. Es muy complicado porque dependemos de muchos factores, entre los que está la gente, la presentación de la documentación y la firma de los contratos. También hay que destacar que las extensiones son muy largas. La ingeniería financiera para avalar la obra no es fácil. Igualmente, lo que se hizo se hizo bien y eso es lo importante. Este es un aspecto puramente cooperativo, que se basa cien por ciento en la necesidad de la población.

¿Se piensa llegar a cubrir todo el barrio?

Sinceramente, creo que en el corto plazo no es factible, pero estamos tratando de cubrir, por lo menos, las partes más pobladas. Estamos muy limitados porque tenemos que tomar el gas de la cañería que realizó Gas Natural Ban o bien de la planta reguladora que está en El Aromo.

¿Cómo se está trabajando en el mantenimiento de la red eléctrica?

Venimos de una etapa de decadencia, también por falta de recursos. Estábamos en un momento de muchos cortes y problemas, por lo que esta gestión se planteó como prioridad la línea. Ahora que lo primordial está hecho, pretendemos seguir ocupándonos de todos los demás aspectos, que no son pocos. En base a esta prioridad se trata de que esté todo lo mejor posible, que se cuente con materiales de primer nivel, que todo sea de excelente calidad. En la actualidad se están colocando columnas de hormigón para minimizar todos los accidentes que eran ocasionados por causas naturales, como caídas de árboles y tormentas muy intensas. A cargo de la parte técnica de la Cooperativa contamos con el ingeniero Juan Pablo Massa, que hace todo con una gran visión de futuro, previniendo posibles eventualidades.

¿Qué lugar ocupa la inseguridad en la agenda de la Cooperativa?

A pesar de no considerarnos idóneos en el tema, tratamos de hacer todo lo que esté a nuestro alcance, y más también, para mejorar la seguridad de Loma Verde. Ayudamos en todo lo que podemos. El último ejemplo de esto fue la donación de teléfonos celulares y radios al destacamento policial. Es sencillo: mientras se pueda y se tengan los medios, se hace.

¿Cómo se obtienen recursos para colaborar con obras y otros servicios que necesita la población?

Un dos por ciento de la factura sobre el consumo, excluyendo los impuestos, va destinado a servicios comunitarios. Con eso se mantiene la biblioteca, o cuando la sala de primeros auxilios y el jardín solicitan algo, se les trata de brindar con ese porcentaje. Necesidades siempre hay, y en la medida de nuestro alcance tratamos de cubrirlas.

¿Con qué propósito surgió la idea de incursionar en el campo comunicacional a través de esta revista y una página web?

Básicamente, para que la gente pueda interiorizarse más de los distintos aspectos de la Cooperativa, que los conozca y quiera participar en ellos, ya que sería muy importante y muy útil. Nosotros estamos en la comisión y no lo hacemos para nosotros, lo hacemos para todos, nadie se lleva nada de acá.

¿Cuál sería su deseo con este nuevo proyecto?

Mi mayor deseo es que la gente se integre, que quiera participar. Se necesita sangre nueva. Si las mismas personas se mantienen al frente demasiado tiempo, ya no sirven. Creo en la pluralidad y la rotación; en las diferencias de opiniones me parece que está la riqueza. Esperamos que esta sea una manera de que la gente sienta que forma parte, que también ellos son la Cooperativa de Loma Verde. Ese es nuestro deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *