viernes 1 de junio de 2012

El año de las cooperativas

Bajo el lema “Las empresas cooperativas ayudan a construir un mundo mejor”, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 2012 como el Año Internacional de las Cooperativas.

La ONU resaltó la contribución de las cooperativas al desarrollo económico y social, especialmente su impacto en la reducción de la pobreza, la creación de empleos y la integración social.

En este marco, se plantearon tres objetivos principales en los cuáles se trabajará durante el año. El primero es crear mayor conciencia del público sobre la contribución de las cooperativas al desarrollo económico y social; el segundo busca promover el crecimiento de cooperativas, compuestas por personas e instituciones, para abordar sus necesidades económicas mutuas. Y, en tercer lugar, trabajar para alentar a los gobiernos y organismos reguladores a implementar políticas, leyes y normativas que propicien la constitución y el crecimiento de estas entidades.

El texto de la resolución de Naciones Unidas invita a los gobiernos y a las cooperativas a “desarrollar programas dirigidos a mejorar la capacidad de crear cooperativas para generación de empleo y al desarrollo socio-económico”.

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo señaló en un comunicado que “las cooperativas tienen un papel fundamental en la promoción del desarrollo socioeconómico de cientos de millones de personas en todo el mundo, especialmente en tiempos de crisis”. A través de la disposición de la ONU, instaron a los estados miembros a que aprovechen el año 2012 para promover las entidades cooperativas y aumentar la conciencia sobre su contribución a la evolución del ser humano sustentada en principios solidarios.

Bases del cooperativismo

Desde una matriz solidaria, las cooperativas, en sus más diversas formas, fomentan la máxima participación de las personas, cualquiera sea su condición, y trabajan para el desarrollo económico y social. Por ese motivo es que, cada vez con más frecuencia, estas instituciones constituyen un factor clave en la lucha por la erradicación de la pobreza.

El cooperativismo es una asociación autónoma de personas que se unen voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta democráticamente gestionada.

En el mundo, y particularmente en Argentina, las cooperativas han satisfecho muchas necesidades y resuelto infinidad de dificultades. Por ejemplo, la prestación de servicios públicos en pequeñas y medianas ciudades, la asociación de personas para realizar actividades laborales, atención de la salud, créditos, provisión, consumo y actividades agropecuarias.

También ha desempeñado un importante aporte en las fábricas recuperadas.

Este sistema de organización cuenta con una característica fundamental que es que se ajusta a ciertos valores que la sostienen y que expresan su doctrina. La mayor diferencia que las distingue de las organizaciones lucrativas es que justamente no buscan el lucro. En el cooperativismo, en primer lugar está el aspecto social y la cooperación entre sus miembros, además del cumplimiento y observación de la democracia, ayuda mutua, responsabilidad, igualdad, equidad, solidaridad, honestidad, transparencia, responsabilidad social, preocupación por los demás y compromiso con la comunidad.

Esta celebración internacional implica el reconocimiento del cooperativismo como un factor indispensable para mejorar la calidad de vida de los pueblos y dotar de mayor eficiencia a la economía de las naciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *